Parroquia Nuestra Señora del Carmen

Chiclana de la Frontera (Cádiz, España)


Pulsa para saber más

miércoles, 16 de abril de 2014

Jueves Santo y Vigilia Pascual



Para descargar el guión (pdf), pulse aquí -> (Jueves SantoVigilia Pascual

Cena benéfica pro-obra de la Parroquia

Comida benéfica "Capilla del Pino" domingo 27 abril
Las entradas se pueden compar en las misas y en el tlf 633643973




lunes, 14 de abril de 2014

Si hay Cristianos hay Libertad

Del “Encuentro Ayuda a la Iglesia Necesitada” Madrid 2014

Más de trescientos millones de cristianos no pueden vivir libremente su fe. Hoy en día, existe unanimidad en que el cristianismo es la religión más perseguida en el planeta, el mayor grupo social perseguido en el mundo. De igual manera, hay estudios que muestran que el número de mártires cristianos en el siglo XX es superior a los mártires que dieron su vida por Cristo en los diecinueve siglos anteriores juntos.

¿Por qué se persigue a los cristianos? ¿Qué mal hacen? ¿A quién molestan? ¿Quiénes son los perseguidores? Persigue el radicalismo islámico que cada vez está más ideologizado y es más violento en países como Arabia Saudí, Irán, Iraq, Yemen, Pakistán, Nigeria, Sudán, Somalia, Mali, Eritrea, Barein… También persigue el comunismo en China, Corea del Norte o Vietnam, la fe está abocada a las catacumbas. Y en ocasiones también persigue un nacionalismo beligerante que tiene focos esporádicos, pero muy agresivos, como ocurrió en Bosnia en 1992 y en el Estado de Orissa (India) en 2008.

Y se persigue a todo aquel que no sea de la religión dominante. Los perseguidores no soportan que la Iglesia en estos países ejerza la caridad e influya en la sociedad incluso aunque estén haciendo el bien. Allí donde está presente, la Iglesia evangeliza, acompaña, acoge a los abandonados de la sociedad, atiende a los ancianos, educa, cura y mantiene hospitales… Y lo hace con todos; musulmanes, cristianos, hindúes… con una gratuidad y libertad que no es aceptada. La creciente ideología del odio al cristianismo en estos países no lo tolera. Estos cristianos sólo quieren libertad para vivir su fe y realizar su misión, siempre a favor de la dignidad del hombre. No quieren estar aislados, son parte activa de la sociedad, son promotores del desarrollo, la cultura y la ciencia. Trabajan por la justicia y no son indiferentes a los rumbos políticos que tome el país.

Y, sobre todo, los cristianos en países de persecución son los protagonistas de la paz y la reconciliación del país. En Nigeria o Pakistán, por ejemplo, la Iglesia es pionera en la puesta en marcha en comisiones de diálogo interreligioso, con el objetivo de entablecer todos los puentes posibles con el Islam para hacer frente a los terroristas. Por ello la Iglesia siempre ha defendido la libertad religiosa como el primero de los derechos humanos. No es un derecho más, ni tampoco un privilegio que la Iglesia reclama. Es la roca firme donde los derechos humanos se asientan sólidamente, es el pilar del Estado de Derecho. Así, cuando un Estado entiende que esta libertad religiosa para todos es un bien para la sociedad, esta presencia contribuye efectivamente a la convivencia y, en consecuencia, hay garantía de la verdadera democracia y libertad real. Si hay cristianos hay libertad.

Raquel Martín. 
 Tomado del Semanario Alfa y Omega 10-Abril-2014
Enviado por Maximiliano de la Vega. Gracias

sábado, 12 de abril de 2014

Horario Santos oficios Semana Santa


Video Evangelio - Domingo de Ramos en la Pasión del Señor


"Aunque todos se escandalicen por tu causa, yo no me escandalizaré jamás".

Evangelio según San Mateo 26,3-5.14-75.27,1-66. 

Unos días antes de la fiesta de Pascua, los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo se reunieron en el palacio del Sumo Sacerdote, llamado Caifás, y se pusieron de acuerdo para detener a Jesús con astucia y darle muerte. Pero decían: "No lo hagamos durante la fiesta, para que no se produzca un tumulto en el pueblo". Entonces uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a ver a los sumos sacerdotes y les dijo: "¿Cuánto me darán si se lo entrego?". Y resolvieron darle treinta monedas de plata. Desde ese momento, Judas buscaba una ocasión favorable para entregarlo. El primer día de los Acimos, los discípulos fueron a preguntar a Jesús: "¿Dónde quieres que te preparemos la comida pascual?". El respondió: "Vayan a la ciudad, a la casa de tal persona, y díganle: 'El Maestro dice: Se acerca mi hora, voy a celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos'". Ellos hicieron como Jesús les había ordenado y prepararon la Pascua. Al atardecer, estaba a la mesa con los Doce y, mientras comían, Jesús les dijo: "Les aseguro que uno de ustedes me entregará". Profundamente apenados, ellos empezaron a preguntarle uno por uno: "¿Seré yo, Señor?". El respondió: "El que acaba de servirse de la misma fuente que yo, ese me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre será entregado: más le valdría no haber nacido!". Judas, el que lo iba a entregar, le preguntó: "¿Seré yo, Maestro?". "Tú lo has dicho", le respondió Jesús.